domingo, 24 de enero de 2010

ANECDOTÓN

Ayer estábamos en un bar con mis amigos, cuando caemos a cuenta que la combinación cerveza-tequila-trago, aparte de emborracharnos, nos causa hambre, mucha hambre.
En un momento vemos que los de la mesa de al lado se paran y se empiezan a ir, dejando una hermosa picada a medio terminar sobre la mesa. En ese momento, uno de mis amigos intenta utilizar un tono bajo de voz y dice: - “No, que hdp, se van y dejan toda esa picada!”. Los vecinos de mesa, que claramente escucharon todo, se miran, y uno vuelve, toma cuidadosamente la tabla de picada, la apoya en nuestra mesa, y con el tono mas simpático del mundo dice: -“¿La quieren?”.
Cualquier persona normal hubiese agradecido, pero rechazado esa oferta. Nosotros no. Agradecimos como los mejores, y nos comimos los restos de la picada de la mesa de al lado, y lo disfrutamos muchísimo mas que si la hubiéramos pagado.

2 comentarios:

  1. jajajajaja
    esas cosas son las mejores!!

    es una verdad verdadera.
    tanto asi como q las papas fritas "robadas" del otro, son mas ricas q las de uno!

    xoxo

    ResponderEliminar