martes, 27 de diciembre de 2011

Strawberry Fields

No tengo idea si lo que voy a hacer de mi vida va a cambiar, aunque sea en una mínima parte al mundo.  No tengo idea en donde voy a estar dentro de diez años. No tengo idea si estas palabras, algún día van a invitar a alguien a la reflexión.

Se que formo parte de algo que entiendo es infinito, inmenso y que cada gesto de hoy, de algún modo, puede cambiar algo mañana, aunque sea a mil kilómetros de distancia.

Creo que estamos todos profundamente conectados, unidos, somos similares y cercanos, aun estando lejos.

Somos todos parecidos en nuestros errores y en nuestra fragilidad, todos tenemos miedos, todos nos sentimos incomprendidos de algún modo, pero todos necesitamos algo.

Y ese algo lo tenemos que buscar nosotros, en el bien o en el mal, para reinventarnos, siempre.

Espero que mis palabras viajen por el mundo, espero que pasen por las manos de mucha gente, espero que mañana puedan traerme de vuelta a este momento y regalarme un poco de conocimiento.

Cada persona que encontremos en nuestra vida, aunque sea por un momento, nos va a dejar algo.

Quizás vamos a caminar juntos durante unos días, quizás por algunos meses o años, y, en el mejor de los casos, nos va a agarrar de la mano para toda la vida.

Pero no importa cuánto y dónde, importa el cómo.

Hay personas que te cambian la vida, personas de las cuales podes aprender algo, personas que te van a hacer sentir profundamente equivocado, personas que te van a valorar como ni siquiera vos mismo lo podrías hacer.

Aprende a quedarte con algo de cada persona que encuentres.

Si, quedáte con algo de cada persona que te cruces. Quedáte con algo del viejito que esta al lado tuyo en la fila del correo, que no espera otra cosa mandarle un paquete al hijo que está lejos. Quedáte con algo de la madre que está esperando a su hijo en la puerta del colegio. Quedáte con algo de las personas que te critican y que te dicen que estás equivocado. De la gente que te aprecia por lo que sos, de quienes conoces todos tus límites, y sin embargo, están siempre al lado tuyo.

Tomate el tiempo para pensar, para apreciar a tus viejos, para valorar un favor que te hicieron sin pedir nada a cambio, un regalo inesperado, una comprensión que no creías que podía llegar.

Agradecé más seguido a la gente, al que te tiene la puerta en un negocio, quien te deja pasar primero en la calle, quien te da esos centavos que te faltan para pagar el estacionamiento.

Apreciá todo lo que tenés y mejorálo. Pero sobretodo, mejoráte a vos mismo, en cada modo que sea posible.

Y, finalmente, aprende de tus errores, que son una advertencia para no volver a cometerlos de nuevo en un futuro. 

lunes, 26 de diciembre de 2011

BABY TALK

Gero ya tiene 7 años y le pregunta a mi hermano: "Pa, para que sirven los huevitos que tenemos los varones?".

Mi hermano responde: "Cuando seas grande, en tus huevitos va a haber semillitas, que después van a entrar en la panza de tu esposa, y así van a poder tener bebés."

Gero se queda pensando y le dice: "Entonces vos le hiciste pis en la boca a mamá y así nos tuviste a nosotros tres?"

jueves, 8 de diciembre de 2011

QUE NO SALGO A BUSCARTE, PORQUE CORRO EL RIESGO DE ENCONTRARTE

Hacía tres meses lo venía pensando. Nada en particular pero todo en general me hacía acordar a él. Él estaba ahí, trabado en mi pensamiento.

Desde esa tarde nunca supimos muy bien como enfrentarnos. El fantasma de esa última charla nos perseguía y no nos dejaba en paz. Desde abril no logramos mirarnos a los ojos. Podíamos estar bailando uno al lado del otro, pero de alguna manera lográbamos suprimirnos mentalmente de la escena.

Hace unos meses, estábamos todos en la misma reunión, cuando mis amigas se habían escapado a la cocina, para hablar de mi regalo de cumpleaños. Me cuentan que en pleno debate aparece él e interviene: “el otro día encontré en Internet unas toallas de nadadores que te secan en dos segundos, porqué no le regalan eso?”

Mis amigas lo miraron, tratando de entender qué era lo que quería decir: “es muy malo ese regalo, no entiendo porqué se te ocurrió eso.”

“Chicas, ella es fóbica a las toallas, solo las usa cuando está completamente empapada. Es un regalo muy original, que le simplificaría la vida y seguro ni sabe que existen”.

Una de mis amigas lo mira y en el medio de toda esa confusión le dice: “porqué no se lo regalás vos?”.

“Puede ser”, responde. “Pero se lo dejaría en portería para que no se entere nunca que fui yo”.

Me lo debo haber cruzado en diez reuniones/fiestas en los últimos siete meses y no dijimos ni una palabra. Pero la mente es traicionera y olvida fácil.

En el último tiempo el pacto de silencio me estaba matando hasta que, una noche que estaba con algunas copas de más y, mientras bailaba con mis amigas en un boliche, lo veo caminar solo, como buscando a alguien sin poder encontrarlo. En seguida le digo a una de mis amigas: “Me quiero parar al lado de él a ver si me habla.” Mi amiga se da vuelta, me mira fijo casi juzgándome con la mirada y me reta: “Qué maduro de tu parte. A vos te parece hacer eso?, es jugar con fuegos, mejor sigamos bailando!”.

En el fondo yo sabía que tenía razón, que acercándome como una nena de doce años no ganaba nada. Que era mejor seguir bailando y mantener la distancia que veníamos teniendo.

Pero al otro día me lo volví a encontrar en un cumpleaños. Mis amigas y yo entramos al lugar y mis ojos se dirigieron directamente a él. Fue como un movimiento-reflejo completamente involuntario, inevitable, casi como un estornudo.

Me acerqué, y con una sonrisa que me salió bien desde adentro le dije: “En una semana te recibís!”.

Me miró sin saber muy bien qué hacer y me respondió: “Si todo sale bien, sí, me recibo. Y lo más gracioso es creo que rindo la última el mismo día que te recibiste vos, espero que esa fecha me de suerte. Querés ir a la barra a tomar algo?”

Tuvimos una charla tan cuerda que no parecíamos nosotros. Si nos veía de afuera no lo creía. Charlamos de su último año, de su nueva casa, de sus proyectos, de sus ganas de viajar, de mis clases y mi trabajo, de nuestros miedos y me contó que su papá, que siempre lo vivía desacreditando, lo dejó diseñar una parte de su casa de vacaciones.

En el medio de la conversación se frenó, y mordiéndose el costado de su labio de abajo me dijo: “No puedo creer lo mal que manejé las cosas. Perdoname, en serio. Muchas noches no puedo dormir, me quedo dando vueltas en la cama y me siento re culpable por como te traté y por las cosas que te dije. No estuve bien, y lo se. No sabés lo mal que me siento, fui un boludo.”

Yo sabía que esas disculpas eran completamente genuinas. Le dije que lo entendía, y que creía que cada uno hace lo que puede. Que me había lastimado, pero que no le guardaba ningún tipo de rencor. Al fin y al cabo nadie es perfecto, y a nosotros nos pasó la vida con una seguidilla de bad timings.

Me volvió a mirar como me mira siempre, con cara de niño tímido enamorado que no sabe qué hacer o decir. Me volvió a mirar como me mira siempre, menos esa tarde de abril que me dejó llorando y se fue.

Me abrazó fuerte, ahí en frente de todos nuestros amigos que miraban confundidos. Me abrazó y en ese momento no nos importó nada. Yo en seguida tomé distancia física, porqué a pesar de mirarme como me mira, él sigue de novio y yo en el fondo se, que con él, nunca vamos a volver a tener un “nosotros”.

Los días siguientes no fueron fáciles. Todo lo que aprendí en mi vida sobre relaciones, lo tuve que desaprender en un abrir y cerrar de ojos. No alcanza con el cariño que puedan tenerse dos personas. Ni siquiera alcanza con tener piel. No importa que sean opuestamente complementarias, ni que se conozcan desde el pelo hasta la punta de los pies. Su cara de enamorado no significa nada. Son intrascendentes mis ganas de darle un beso, aunque sepa que si lo busco, corro el riesgo de encontrarlo. Porque en el fondo no nos queremos encontrar.

Me llevó tres semanas volver a recordar porqué lo dejé en un primer momento y me llevó una semana más entender porqué, después de mucho tiempo, él no quiso volver.


Él no es para mi, eso ya lo se. Yo no soy para él, y lo sabe. Aaaaaaay pero que ganas de volver a ese fin de semana de octubre en Mar del Plata, cuando se animó a darme un beso y todo esto empezó.  

martes, 6 de diciembre de 2011


"El amor es algo muy interior, algo que no se puede explicar. Los románticos decían que era un puro movimiento de las emociones, y tampoco se puede explicar como una sublimación del instinto sexual. En el amor hay algo más, es algo extraño, algo que implica a todo lo que es la condición humana: el instinto, el sexo, la pasión, también el espíritu, y ciertos fantasmas del inconsciente que de pronto se vuelcan en un tipo de relación que saca lo mejor, y lo peor de las personas."

domingo, 20 de noviembre de 2011

BE CAREFUL WHAT YOU WISH FOR

Me siento frente a la computadora, escribo, borro. Escribo otra vez, pero borro. Me levanto, busco un vaso de agua, trato de empezar por esa frase que se me había ocurrido antes de irme a dormir, y me quedo mirándola por una hora. No sale nada.

SMS de martes a la noche: "devolveme las ideas! Cuando estaba enamorada de vos era mas creativa."

Él me dijo que era verdad, que cuando estaba enganchada con él o con otros, las ideas salían solas. Que me tengo que volver a enamorar, o encontrar inspiración en otras cosas. Pero yo no quiero nada de eso, sólo quiero volver a escribir.

Al otro día me quedé pensando. En realidad no era creativa porque estaba enamorada. Lo que verdaderamente me guiaba en el camino de las ideas era el desamor, el sentimiento no correspondido, la distancia y las barreras que se presentaban. Era la tristeza y la angustia, las inseguridades, los miedos, los encuentros inesperados y las mil despedidas, la neurosis y por supuesto, las incalculables histerias.


They made us believe that real love, the one that’s strong, only happens once, more likely before your 30ths.


They never told us that love is not something that you can put in motion, neither has time schedule.

They made us believe that each one of us is the half of an orange, and that life only makes sense when u find that other half.

They did not tell us that we were born as whole, and that no-one in our lives deserve to carry on his back such responsibility of completing what is missing on us: we grow through life by ourselves. If we have a good company it’s just more pleasant.

They made us believe in a formula “two in one”: two people sharing the same line of thinking, same ideas, and that it is what works.

It’s never been told that it has another name: invalidation, that only two individuals with their own personality is how you can have a healthy relationship. It has been made to believe that marriage is an obliged institution and that fantasies out of hour should be repressed.

They made us believe that the thin and beautiful are the ones who is more loved, that the ones that have little sex are boring, and the ones that has a lot of it are not trustful, and that will always have a old shoes to a crooked foot; what they forgot to tell us is that there are more crooked minds than feet.

They made us believe that there’s one way formula to be happy, the same one to everybody, and the ones that escape from that are condemned to be delinquents.

We have never been told that those formulas go wrong, they get people frustrated, they are alienating, and that we can try other alternatives.

Oh! Also they did not tell us that no one will tell those things to us. Each and everyone of us will have to learn by ourselves.

And, when we get to the point that you are in love with yourself first, that’s when you can fall in love with somebody.

sábado, 12 de noviembre de 2011


“Una volta Ludwig Wittgenstein disse che se chiedi a qualcuno quanto fa due più due e ti risponde cinque è un errore. Ma se gli chiedi quanto fa due più due e ti risponde 97, non è più un errore. La persona con cui stai parlando usa una logica completamente diversa dalla tua”. Ho il sospetto, che il mondo ora sia per te, come l’uomo convinto che due più due fa 97. Sei su una lunghezza d’onda diversa da quella delle persone che ti circondano. Per capire quello che ti sta succedendo devi fare qualcosa che equivalga a mettersi a testa in giù, incrociare gli occhi e aprire la mente il più possibile.

jueves, 10 de noviembre de 2011

“The Picture of Dorian Gray”



"It is perfectly monstrous the way people go about, nowadays, saying things against one behind one's back that are absolutely and entirely true."

martes, 1 de noviembre de 2011

Y SE CONVIRTIÓ EN FLACO...

Una de mis amigas estaba contando las aventuras de su reciente y muy nueva soltería, cuando las demás nos empezamos a perder en el mar de hombres que tiene hoy en día en su vida.

ALGUNA DE NOSOTRAS: ay, me perdí, ese es Tomás?

ELLA: ehhhhh... para para para, todavía ninguno merece ser llamado por su nombre. No personifiquemos, OBJETIFIQUEMOS! ese es el de las muletas. Ahora sí, sigo...

sábado, 29 de octubre de 2011

BUT WHEN YOU KNOW IT'S WRONG, YOU GOT TO CUT IT LOOSE



Oh, it's better up ahead
The worst is over now
Remember what I said
Live, you don't have to look back
But if you ever do,
You know where I'm at.

domingo, 23 de octubre de 2011

MEDIANERAS

HappyThankYouMorePlease



La vida nos presenta un abanico amplio de circunstancias tristes, angustiantes o dolorosas, frente a las cuales sentimos la impotencia de no poder hacer algo para su resolución. Es una impotencia que muchas veces surge después de haberlo intentado todo, que nos interpela acerca de qué más podríamos hacer, o qué nos provoca el temor o la culpa de lo que se percibe como una resignación que se avecina. Y asociamos resignación con rendirnos, con claudicar, con el sentimiento negativo de lanzarnos a una derrota.

Sin embargo, después de haber atravesado con coraje un camino difícil que a todas luces llega a su fin, la sabiduría no está en seguir intentado ciegamente, sino en aceptar lo que nos toca de la mejor manera posible. Con un “sí acepto” dentro de todo feliz. Y esto no tiene nada que ver con la resignación, no es conformismo, cobardía o pereza; es afirmación, aceptación de la realidad, comprensión de las limitaciones y de la voluntad de abrazar la vida en clave de sí.

La aceptación no es la actitud sumisa y sin filtro de quién se conforma fácilmente con las cosas tal como vienen, sintiéndose victima de un destino contra el que no se puede luchar. La aceptación tiene poco de ignorancia y mucho de sabiduría, de conocimiento profundo de una realidad y de su alineación con la conciencia de lo que nos es posible. Es un “sí” que resulta de una mezcla de saber, de afecto y de emoción.

Aceptamos la realidad y elegimos la actitud con la cual vamos a seguir caminando, sin tropezarnos con una excusa o justificación para detener la marcha.

Tras la elección de la aceptación no sobreviene una alegría eufórica, sino una paz dinámica, un sentimiento de tranquilidad interior que empuja hacia el bien, de uno, de los otros y de todos.

Esta película, que recomiendo ampliamente, me enseña a mirar la vida de otra manera, más alegre y menos pretenciosa. Incorporar el concepto de gratitud, aprender a decir gracias, y a pedir un poco más por favor, más amor, mas amistad, más risas, más experiencias, y porqué no, un poco más de ese trago que me encanta.

Esta actitud de vida se construye con cada decisión cotidiana de mirar la realidad con los ojos bien abiertos, de plantarnos con los pies firmes sobre la tierra, de aferrarnos a las convicciones, pero animándonos a interpelar nuestra conciencia y a optar en consonancia con nuestra razón y nuestro afecto.

El “sí, acepto”, es una forma de sentirse agradecido por las cosas buenas que nos pasan, y el pedir un poco más, es una clave sencilla en la formula de la felicidad, mucho menos complicada y mas a mano de lo que solemos imaginar cuando idealizamos estados del alma en vez de vivir a pleno cada instante.

Una de mis amigas el otro día me dijo: “dejá de pensar que nunca te va a pasar a vos, dejá de concentrarte en eso que no te sale y de quejarte, y prométeme que vas a tener una actitud más positiva para con la vida”.

Este es mi primer paso.

martes, 11 de octubre de 2011

TRUE STORY

Una de mis amigas se quedó dormida mirando una película en la casa del novio. Cuando se levantan, decide ir a la cocina a buscar algo para tomar. Muy tranquilamente sirve agua en dos vasos, los pone en una bandeja y comienza a caminar en dirección al cuarto, silenciosamente, para no despertar a los padres de él.

Pero en el camino se cruzó con la perrita histérica que siempre se le ocurre ladrar en su tono más agudo e insoportable en la mitad de la noche, y despertar a todos.

Mi amiga deja la bandeja, se agacha para agarrar a la perrita y calmarla, cuando se da cuenta de que estaba masticando algo raro.

La perrita es una hija más para la familia concheta de Belgrano, y es la protegida de la madre. Tiene un menú especial, y no le permiten jamás salir de su dieta balanceada.

Mi amiga estaba al tanto de la obsesión y del escándalo que se podía llegar a armar si se enteraban que tragó algo fuera de lo que debía, por lo que procedió a sacarle eso que estaba comiendo. Después de una lucha caprichosa con el pequeño animal, se empezó a percatar de lo que tenía en la mano... era un forro... todo usado.

De ellos no era, las hermanas habían salido. Los únicos que estaban en la casa eran, eran, eran.... LOS VIEJOS! (Oh my effing God... en sus manos tenía un FORRO, USADO, POR LOS PADRES DEL NOVIO!)

Ella no sabía en dónde meterse, qué hacer o decir. Vuelve a la cocina, lo envuelve en una servilleta y empieza a pensar: "si lo tiro en el tacho del cuarto, van a pensar que es nuestro, cuando en realidad, no hicimos más que dormir! Si lo tiro en el tacho de la cocina, se van a dar cuenta de que alguien lo encontró, y no podría ser capaz de mirarlos otra vez a la cara. Ya fue, me lo guardo en el bolsillo y lo tiro cuando salgo."

Esto, por supuesto, nunca se lo contó al novio, y la cara de trauma cuando nos reataba la historia, fue completamente impagable e irreproducible.

miércoles, 5 de octubre de 2011

with magic soaking my spine



You know, I do believe in magic. I was born and raised in a magic time, in a magic town, among magicians. Oh, most everybody else didn’t realize we lived in that web of magic, connected by silver filaments of chance and circumstance. But I knew it all along. When I was twelve years old, the world was my magic lantern, and by its green spirit glow I saw the past, the present and into the future. You probably did too; you just don’t recall it. See, this is my opinion: we all start out knowing magic. We are born with whirlwinds, forest fires, and comets inside us. We are born able to sing to birds and read the clouds and see our destiny in grains of sand. But then we get the magic educated right out of our souls. We get it churched out, spanked out, washed out, and combed out. We get put on the straight and narrow and told to be responsible. Told to act our age. Told to grow up, for God’s sake. And you know why we were told that? Because the people doing the telling were afraid of our wildness and youth, and because the magic we knew made them ashamed and sad of what they’d allowed to wither in themselves.


After you go so far away from it, though, you can’t really get it back. You can have seconds of it. Just seconds of knowing and remembering. When people get weepy at movies, it’s because in that dark theater the golden pool of magic is touched, just briefly. Then they come out into the hard sun of logic and reason again and it dries up, and they’re left feeling a little heartsad and not knowing why. When a song stirs a memory, when motes of dust turning in a shaft of light takes your attention from the world, when you listen to a train passing on a track at night in the distance and wonder where it might be going, you step beyond who you are and where you are. For the briefest of instants, you have stepped into the magic realm.


That’s what I believe.

jueves, 15 de septiembre de 2011

CON AMIGOS COMO ESTOS...

Situación: fiesta. Un chico que me gusta finalmente se acerca, me está sirviendo un trago y coqueteando un rato, cuando mi mejor amigo se acerca y dice: "que linda que estás hoy."

Yo, con cara de tirameabajodeunpuenteymatate, respondo: gracias! Fran, él es mi mejor amigo.

Mi mejor amigo suelta una risa repleta de ironía: mejor amigo… qué aclarás eso? Te estoy arruinando el chamuyo?


GRACIAS…con lo que cuesta comer en esta ciudad vos me venís a arruinar el postre.

martes, 13 de septiembre de 2011

MI OTRA MITAD



Hay gente que se pasa toda una vida buscando su complemento, alguien que lo esuche y lo entienda, que pueda terminar sus frases y que sepa exactamente lo que estás pensando sin siquiera preguntar... basicamente, su otra mitad.

Yo tuve suerte de encontrar la mia en primer año de universidad.


ELLA: me quedé dormida y estoy llegando tarde a la facu. mmmm no, en realidad no llego tarde, pero ya no puedo hacer mis rituales matutinos de tomar café y leer el diario. Y con leer el diario me refiero a twitter y los chismes.

YO: me di cuenta que tenía la remera al revés cuando llegué a casa a las 11 de la noche. Ojalá que nadie se haya dado cuenta! apffff....

Las relaciones son complicadas, pero eso ya lo sabemos. Lo aprendimos la primera vez que nos dejaron, que nos metieron los cuernos, que nos plantaron o que experimentamos la angustia más profunda de un amor no correspondido. Lo aprendimos un viernes a la noche llorando en el taxi de vuelta, o un sábado comiendo bombones, mirando películas y llorando con amigas.

Nuestra generación corre con una desventaja particular a la hora de entablar relaciones, la necesidad absoluta de la inmediatez. Estamos tan mal acostumbrados a tener todo ya, que no logramos amigarnos con la paciencia y terminamos atropellados por nosotros mismos y enroscados en historias poco afortunadas.

Muchas veces la mente nos juega una mala pasada, nos engaña y va más rápido que los sentimientos. Nos hace creer que necesitamos algo con urgencia, cuando en realidad no estamos del todo preparados, sino que, de no ser por esta falsa creencia de ahora o nunca, podríamos esperar y dejar que las cosas se den a su debido tiempo. Pero el cerebro nos envía señales confusas y logra que empecemos a necesitar cosas que ni siquiera conocemos. Queremos. No sabemos bien qué ni cómo lo queremos, pero lo queremos ya.

Esa desesperación por la inmediatez nos genera una ansiedad que termina por opacar todos los placeres y sensaciones que debiéramos tener con los nuevos comienzos.

Cuántas veces me encontré hablando con mi mejor amiga como si yo estuviera enamorada del chico del momento, y hasta creyéndolo. Me pongo mal porque no me llama tanto como quiero, ni me presta toda la atención que creo necesitar. De alguna manera considero que tiene que actuar como si estuviera enamorado de mí, cuando en realidad recién nos estamos conociendo, y de actuar enamorado sin compartir suficiente tiempo, estaría medio loco y sería incoherente. De alguna manera mi cerebro interpreta que lo necesita, pero si lo llegara a recibir, lo percibiría como equivocado, perdería el interés y seguramente saldría corriendo.

Entre todas estas vueltas, a él, sin duda lo perdí en el camino. Es prácticamente imposible que alguien se sienta atraído por un razonamiento tan complicado.

Después de una charla con mi mejor amigo lo entendí. Es todo más simple. Si querés algo, lo tenés que salir a buscar. Si te gusta alguien, conquistalo. Generale ganas de más, empezá de a poco a conocerlo y saber qué le gusta y sorprendelo. Llamá cuando tengas ganas y no te ofendas si un día no puede verte. Date tiempo para probar y fijate si juntos la pasan bien. No esperes que actúe como si estuviera enamorado de vos al mes de conocerte y bajes los brazos si no lo conseguís. Que la ansiedad de querer todo ya no te juegue en contra.

No pienses que un planteo lo va a enamorar o definir, todo lo contrario. Cuanto más te apuren para decidirte por algo, menos ganas vas a tener de ese algo. O peor, podés tomar una decisión apresurada y después arrepentirte. Es preferible un mensajito sincero, con ganas que un gesto mucho más grande pero forzado por un ultimátum.

Lleva tiempo conocer a alguien, empezar a sentirse a gusto con su compañía, abrirse poco a poco y dejar que el otro encuentre un lugar en tu vida. Mucha gente se confunde al creer que una relación puede nacer de un planteo y se olvida de que lo que de verdad vale, son las ganas genuinas que pueda tener la otra persona de compartir. Disfrutá de las mariposas en la panza, pero controlalas, no queremos terremotos que arruinen buenas historias.

lunes, 12 de septiembre de 2011

EMOTIONALLY DAMAGED


"- Why do relationships always start off so fun and then
turn into suck-a-bag-of-dicks?

- You really have to stop buying into this
bullshit Hollywood cliche of true love.

- Shut up, Katherine Heigl! YOU STUPID LIER!

- I'm just gonna work and fuck. Like George Clooney.

- I'm just gonna shut myself down emotionally. Like George Clooney."



I couldn't help but wonder, si todo el tiempo y energía que le dedico a las relaciones se lo dedicara a los negocios, sería ridiculamente millonaria en muy poco tiempo.

SUBITE EL PRECIO.

GHOST TOWN

Primer acto. Un viernes cualquiera, estaba disfrutando mi café de media mañana, cuando suena el timbre de la oficina. Lo veo entrar a él. Impecable grandote de 1,95, morocho, ojos verdes y achinados y una sonrisa completamente encantadora. Se acerca sin dudarlo a mi escritorio, me mira fijo, sonríe y dice: “que linda que estás.” Dejo mi café de lado y lo abrazo como puedo.

Era mi ex, que ahora viene seguido a la Escribanía por asuntos de laburo. Mi mamá reconoce de lejos su voz, sale de su oficina y lo abraza con todo el cariño del mundo. “Se que estás pasando por un momento malo en tu vida pero sabés que podés contar con nosotros cuando lo necesites. Va a estar todo bien. Se va a solucionar todo, confiá en mí.” Así empezó la charla que los tuvo atrapados por una hora.

Hace 5 años que cortamos. Cualquier otra persona probablemente le daría la espalda. Pero así soy yo. No puedo verlo mal y quedarme sentada. Salgo al rescate como puedo y lo ayudo. Porque al fin y al cabo soy una de las pocas personas que lo conocen y que sabe cómo llegar a él en estas situaciones. Así que estoy. Estoy para él como amiga, como persona que lo adora y está eternamente agradecida por los cinco años que pasamos juntos y porque soy consciente de que en este momento, no tiene a nadie más.

Me abraza nuevamente, agradece por todo y se va. Respiro hondo y sigo trabajando.

Segundo acto. 10 de la noche del mismo viernes. No tengo ganas de entrar a este cumpleaños. Simplemente no quiero. Miro el reloj y me digo a mi misma: “12:10 te levantás y te vas de acá”. Entro al cumpleaños de una compañera de la facultad, cena íntima, 12 personas. Ahí sentado estaba él con su novia divina abrazándolo. “OMG hasta él encontró alguien que lo quiera? Apff… pobre mina…” pensé. Pasan los años y todavía me odia por no haberme enamorado de él.

Dos horas esquivando miradas asesinas y sintiendo puñaladas en la nuca fueron suficientes. 12 y 10 cumplí mi promesa y me escapé. Según él, es lo que mejor se hacer.

Este día no puede empeorar, pensé.

Tercer acto. Llegamos con mis amigas a la fiesta. Nos dirigimos directamente a la barra. Ya con unos tragos en la mano y una noche llena de expectativas en la otra, logro distraerme un rato entre risas. Pero el barba, que me mira desde arriba y se ríe, decidió probarme que estaba equivocada, que la noche no sólo podía, sino que iba a empeorar. Esta vez era Ted, parado ahí, como si no me hubiera dejado llorando en una esquina después de decirme que conmigo se casaría y dos días después que no sentía nada por mí. Sonreía impunemente con su cara de “yonofui”, por la que lo dejé de respetar después de la última charla que tuvimos, como si no fuera el mismo hombre que no me podía sacar las manos de encima. Ya son diez las veces que nos encontramos desde esa tarde, pero nuestras miradas nunca más se volvieron a cruzar. Nos saludamos a lo lejos y por respeto a los amigos que tenemos en común.

Todavía afectada por el hecho de que mis amigas estuvieran hablando con Ted, y temiendo que llegara su novia, levanto la mirada y no puedo evitar empezarme a reír. “Come on! Really? Él también? El barba no me debe querer nada.” Pensé.

Había llegado a la fiesta el fantasma que me faltaba. Decí que él es un fantasma amigable a quien quiero mucho y recuerdo con cariño, pero really? Es joda? Me los manda a TODOS, en combo y en un día. La ley de Murphy decidió materializarse en mi noche de viernes. No será demasiado? Alguno más que quiera pasar a saludar?

Claramente mis amigas se estaban riendo a costas mías y disfrutando un poco de esta situación, casi de “mequierocortarlasvenas” que yo estaba experimentando.

“Me debería haber quedado durmiendo en casa, yo lo sabía”, pensé. Y era verdad. No se cómo ni por qué pero Ted terminó bailando toda la noche con nosotras, sin cruzar ni una mirada conmigo, claro, y como si la agonía no hubiera sido suficiente, terminamos desayunando todos juntos. Sentí que mi cabeza estaba a punto de explotar. OMG, really? Mis amigas me están jodiendo? Esa noche no terminaba más.

7 am, 6 personas, un auto. Abro la puerta de atrás y me subo, un amigo y una amiga se suben de mi lado, y veo que Ted entra por el otro, se sube, y en cuanto cierra la puerta se da cuenta que habíamos quedado al lado. Como si una noche ignorándonos no fuera suficientemente incómoda dice en voz alta: “ay, no pensamos muy bien cómo sentarnos no?... por cómo nos tenemos que bajar, digo…”.

Cómo se llama la obra? Ok Murphy, you win.

Me fui a dormir con un gusto amargo. Una de las peores noches de la historia.

Sin embargo, a la mañana siguiente vi todo más claro. Me estaba olvidando de lo más importante: vi a todos mis ex en un día, de golpe y sin pensarlo… y no sentí nada. Un sábado cualquiera, y mientras disfrutaba mi café de media mañana me cayó la ficha. No se cómo, ni cuándo, ni por qué, pero en el camino, me terminé de olvidar de todos mis ex. Me debería considerar afortunada, finalmente los superé.

jueves, 8 de septiembre de 2011

TACTICA Y ESTRATEGIA



Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

martes, 23 de agosto de 2011

FAILURE AND IMAGINATION

“…why do I talk about the benefits of failure? Simply because failure meant a stripping away of the inessential. I stopped pretending to myself that I was anything other than what I was, and began to direct all my energy into finishing the only work that mattered to me. Had I really succeeded at anything else, I might never have found the determination to succeed in the one arena I believed I truly belonged. I was set free, because my greatest fear had been realised, and I was still alive, and I still had a daughter whom I adored, and I had an old typewriter and a big idea. And so rock bottom became the solid foundation on which I rebuilt my life.

You might never fail on the scale I did, but some failure in life is inevitable. It is impossible to live without failing at something, unless you live so cautiously that you might as well not have lived at all – in which case, you fail by default.

Failure gave me an inner security that I had never attained by passing examinations. Failure taught me things about myself that I could have learned no other way. I discovered that I had a strong will, and more discipline than I had suspected; I also found out that I had friends whose value was truly above the price of rubies.

The knowledge that you have emerged wiser and stronger from setbacks means that you are, ever after, secure in your ability to survive. You will never truly know yourself, or the strength of your relationships, until both have been tested by adversity. Such knowledge is a true gift, for all that it is painfully won, and it has been worth more than any qualification I ever earned…”

“And many prefer not to exercise their imaginations at all. They choose to remain comfortably within the bounds of their own experience, never troubling to wonder how it would feel to have been born other than they are. They can refuse to hear screams or to peer inside cages; they can close their minds and hearts to any suffering that does not touch them personally; they can refuse to know.

I might be tempted to envy people who can live that way, except that I do not think they have any fewer nightmares than I do. Choosing to live in narrow spaces leads to a form of mental agoraphobia, and that brings its own terrors. I think the willfully unimaginative see more monsters. They are often more afraid.

What is more, those who choose not to empathize enable real monsters. For without ever committing an act of outright evil ourselves, we collude with it, through our own apathy…”

“If you choose to use your status and influence to raise your voice on behalf of those who have no voice; if you choose to identify not only with the powerful, but with the powerless; if you retain the ability to imagine yourself into the lives of those who do not have your advantages, then it will not only be your proud families who celebrate your existence, but thousands and millions of people whose reality you have helped change. We do not need magic to change the world, we carry all the power we need inside ourselves already: we have the power to imagine better.”

Del INCREIBLE DISCURSO de J.K. Rowling.

jueves, 11 de agosto de 2011


The important thing is not to be bitter over life's disappointments. Learn to let go of the past... and recognize that everyday won't be sunny. And when you find yourself lost in the darkness and despair... remember it's only in the black of night you can see the stars, and those stars will lead you back home. So don't be afraid to make mistakes, to stumble, to fall, cause most of the time the greatest rewards come from doing the things that scare you the most. Maybe you'll get everything you wish for... Maybe you'll get more than you ever could have imagined... Who knows where life will take you. The road is long and in the end... the journey is the destination.


sábado, 6 de agosto de 2011

miércoles, 3 de agosto de 2011

THE WHOLE CHONGO SITUATION



Nunca pensé que tener un chongo podía ser tan complicado. No me pongo como ejemplo, porque soy demasiado intensa para que pueda funcionar, pero siempre creí que los seres más simples no tenían dificultades para conseguir este tipo de relaciones.

Una de mis amigas plantea:

- quiero que cenemos
- miremos pelis los días de frío
- que me llames a las 3 am, después de tu salida, cuando tengas ganas de tener sexo
- y estés disponible cuando yo tenga ganas de tener hacerlo
- no quiero planteos
- ni familias políticas
- ni escenas de celos
- ni quiero saber con cuántas minas estuviste
- quiero que me hagas reír
- y que no haya complicaciones

El flaco le dijo que NO.

Hablando en serio, no era el sueño del pibe? No es lo que estuvieron tratando de conseguir todos estos años y se quejaban porque nosotras no accedíamos?

KARMA IT’S A BITCH



Un compañero de la facultad estaba saliendo con una chica. Durante los tres primeros meses todo parecía funcionar, hasta que ella, poco a poco, empezó a mostrarse más fría.

Él se estaba empezando a enamorar y el cambio de actitud le despertó cierta curiosidad, pero como todo venía bien, fue suficiente un “te pasa algo? Estás bien?”, para quedarse traquilo. Él afirma que no había pasado nada fuera de lo normal, pero todos sabíamos que faltaba algo en esa historia.

Unas semanas después, mi compañero recibe un mail de uno de sus amigos. El mail era claro y conciso, le contaba que habían visto a su pseudo novia, el sábado a la noche a los besos con un chico en el medio de un bar de Palermo.

En cuanto lee esas palabras, llama a dos de sus amigos. “Che, los paso a buscar con el auto que necesito que me acompañen a hacer algo.”

Se sube al auto y llama a la susodicha:
“Ani, cómo andás?”
“Todo bien y vos?”
“ Todo barbaro. Qué andás haciendo?”
“ Estoy acá en Freddo de juramento con las chicas”
“ Ay, mirá que casualidad, estoy a dos cuadras de ahí… querés salir dos segundos a saludarme?”
“ … Bueno dale.”

Los amigos estacionan en la puerta de Freddo, mi compañero se baja del auto y se acerca a esta tal Ani, la saluda, la mira fijo, saca dos huevos de sus bolsillos y sin pensarlo se los parte en la cabeza con toda la bronca del mundo y se sube corriendo al auto.

Cuentan los amigos que la imagen de Ani fue impagable: “Se quedó dura en la puerta de la heladería, sin entender que acababa de pasar, viendo como nos íbamos en el auto, mientras las amigas se cagaban de risa del otro lado del vidrio.”


Esa historia me parece simplemente brillante.

domingo, 17 de julio de 2011

ENTRE COPAS

Estaba en una fiesta con mis amigas y, entre copas, me encontré con mi ex novio. Se sorprende, me saluda y se queda bailando con mis amigas que lo reee quieren.

Una de ellas se acerca y me dice bajito al oído: "Para mí que sigue enamorado de vos. Mejor dicho, para mí que él va a estar siempre enamorado de vos. Puede que esté con otras minas, pero date cuenta de cómo te mira, es evidente que te sigue queriendo..."

Como no quería escuchar eso, traté de suprimir mentalmente el comentario, pero no me dejaron.

Me saca a bailar con una sonrisa que le ocupaba toda la cara. Me mira fijo con sus ojos achinados por haber tomado de más y me dice: “Estás flaca, estás linda.. a veces me olvido lo chiquitita que sos y de lo mucho que me gustaba abrazarte.”

“Vos seguís siendo demasiado alto para mi” y dejo escapar unas risas.

“Sabés que un cajón de mi cuarto sigue siendo tuyo? Tengo todas tus cosas guardadas ahí y me niego a tirarlas”.

“Yo todavía tengo tu sweater verde y el otro día, ordenando mi cuarto, encontré la botella de perfume que te robé una vez cuando te estabas por ir de viaje”.

Mientras tanto, mi amiga miraba de no tan lejos y se reía con cara de “te das cuenta de que siempre tengo razón?!”.

En ese momento él mira el celular y se empieza a poner todo nervioso: “Ay, me quiero morir, una de las minas con las que estoy saliendo está por venir a la fiesta, y yo no quiero que me veas con otra persona. Querés que le diga que no venga?!”

“Mmmm, cortamos hace cuatro años, salimos con varias personas en el medio y hasta me pedís consejos de vez en cuando… I think it’s ok that we see other people”, como Rachel le dijo a Ross.

“Pero no quiero que me veas con otra. No quiero.”

“Tranquilo, descontracturate. No pasa nada, en serio. Disfrutá la fiesta”

Por las dudas tomé un par de copas de más, tapé mi inseguridad con risas, hice mucho ruido con mis amigas y traté de no mirar. Me negué a saber qué me causaba verlo con otra. Traté de evadir el hecho de que sigo siendo la primera persona que llama cuando le pasa algo, y a la única que le cuenta sus problemas. Quise ocultar el hecho de que nunca le pude perdonar que me haya metido los cuernos y que por eso sigo estando un poco rota. No quiero pensar en él. No quiero.

martes, 12 de julio de 2011

VAMOS A VER COMO ES EL REINO DEL REVÉS...



Basta que le digas a tu amiga: "No te enamores de él, no te conviene, te va a lastimar..." para que instantaneamente caiga rendida a sus pies.

Pero no importa. Voy a estar acá esperando para correr al rescate, secarte las lágrimas, acompañarte a cada fiesta y reunión, aconsejarte por cada mensajes que no sepas si mandar y acumular horas café dedicadas a él. Prometo hacer de cuenta que no lo sabía, que creo que va a cambiar y está bien... promento no decir ni una vez: "amiga, yo te avisé...".

jueves, 7 de julio de 2011

SOMEONE LIKE YOU


Y me roncaste despacito al oído, yo te escuché y te abracé un poco más fuerte.
Ahí me di cuenta de que eras más de lo que quería,
que me estabas empezando a gustar,
y lo peor de todo, pensé:
"somebody like you could really make things all right for me".

SUPE DE GOLPE QUE ALGUNOS AMORES MAS VALE PERDERLOS, PERO JAMAS NUNCA ANTES DE ENCONTRARLOS

desconfio hasta los huesos de los siempre contentos
prefiero bellezas sin tanto espamento
si querés enamorarme no me tomes en serio
y ni se te ocurra ponerle al vino hielo
si buscas un amor elegante no cuentes conmigo
hay noches muy bravas cuando uno anda herido
y si digo que voy a cuidarte mirame torcido



desconfío hasta las muelas de los después nos vemos...
y de los que andan siempre con dos copas de menos
si planeas abandonarme no me avises con tiempo
y nunca me dejes tu olvido de recuerdo...

miércoles, 6 de julio de 2011

COMO EXPLICARTE


No se cómo convencerte de lo que pienso. No se cómo hacer para que me entiendas y recuerdes que quiero nada más que lo mejor para vos.

Cómo hacer para explicarte que las mujeres siempre tenemos a alguien dando vueltas en la cabeza. Y si ella te gusta, si es especial, lo importante es asegurarte que ese alguien

SEAS VOS.

Porque es preferible estar solo, que estar con alguien más y sentirse solo.

SOMOS MUJERES...

M: Ay quiero llorar. Una mina le escribió en el wall en portugués y después le puso corazoncitos, y él likeó el comentario. Sé que soy medio pelotuda, porque es una tana (diosa) que vive en Brasil que conoció en el intercambio, y no me debería afectar en lo más mínimo, pero quiero llorar.

Olive: es una mina que ni vive en Buenos Aires. Olvidate. Quizás quedó enganchada y le pone eso, pero…a ver… es una tana que vive en Brasil.

M: pero quiero llorar.

Olive: seguís con Andrés?

M: si… es el último día.

Olive: estás hormonal, no maquines con esta mina, ni sabés quién es.

M: igual yo se que él es para chongo, no sé porqué me pongo mal. Lo supe desde el principio y no entiendo porqué ahora doy vueltas con el tema.

Olive: por ahora viene todo genial, aprovechá eso! Y como sos eh… ya estás esperando el problema.

M: es que soy compulsiva para estas cosas… infeliz ante la duda. Ya me estoy preparando para la desilusión. Desconfío hasta que me prueben lo contrario.

Olive: lo peor de todo es que no estás enganchada todavía.

M: ay… es verdad, tenés razón. Salí pocas veces y la pasé genial, me gusta, pero enganchada no estoy. Gracias por recordármelo.

Olive: es que las minas somos así, nos enganchamos por default. Recién empiezan, se están conociendo. Él le likeó los corazoncitos, pero el sábado a la noche se queda abrazado con vos. Y te quiero volver a recordar: no estás enganchada todavía como para ponerte mal!

M: ves porque te quiero, gracias totales. Necesitaba ese recordatorio.

lunes, 4 de julio de 2011

EL AMOR DESPUES DEL AMOR



Falling for someone the first time is easy...it's the second time around, after you have fallen and trusted someone to catch you and they didn't...when it becomes difficult to let yourself fall again.

Una de mis amigas está atravesando el doloroso camino de la ruptura con su novio de toda la vida. Porque es así, por más amor que exista entre los dos, llega un momento en el que hay que tomar una decisión. Dar un paso adelante, o irse completamente para atrás. Eso es inevitable.

El domingo a la mañana nos juntamos a desayunar y mientras tomaba su café con leche y trataba de contener el llanto nos dijo: “aunque esto no funcione más estoy tan agradecida de haber tenido una relación como la que tuve. Antes de estar con el era súper insegura y me quería muy poco. En estos años él me enseñó a valorarme. Me consintió, me escuchó, estuvo conmigo en todo momento y me amó con toda su alma. Ahora yo se que valgo la pena. Me voy de esta relación sin mambos y con el corazón más entero que cuando empezamos.”

Con Sofia nos miramos y en seguida supimos qué estábamos pensando: "Pepi tiene suerte, ella sale de una relación de mucho amor y no le va a costar nada volver a enamorarse. Va a poder empezar libre de mambos y con la mente sana."

Sofi y yo, en cambio, tuvimos que atravesar un largo período de duelo después de cortar con nuestros ex novios. Nostras entramos a la relación completamente enteras y terminamos en mil pedazos. Todo lo que hicimos después del corte, fue tratar de reconstruir, partecita por partecita, lo que nos habían roto, y en el camino, nos lastimaron un poquito más. No fue fácil ni rápido, y hasta creo que siempre vamos a llevar con nosotras un poco de ese dolor que nos causaron.

Yo ni hablo de mi ex, como si de esa forma, los cinco años que pasé con él dejaran de existir. No pienso en las noches que se quedó cuidándome cuando estaba enferma, ni en los viajes que hicimos juntos. Ya casi no me acuerdo de sus abrazos, y la cara que ponía cuando me decía que me amaba. Trato de borrar la voz de mi sobrinito diciéndole “tío te quiero”. Son cada vez más lejanas las risas y las cosquillas, las siestas y las caricias, las cenas y las noches que nos pasábamos abrazados. Trato de negar el hecho de que siga siendo la persona que más me conoce en este mundo, y que yo no pueda ni nombrarlo.

Nosotros logramos soltarnos el día en que nos perdonamos todo. Nos redimimos de alguna forma y aceptamos el cariño que nos tenemos. No vamos a volver más, eso es seguro, pero decidimos ser la excepción a la regla. Somos ex novios buena onda que se llaman de vez en cuando para saber cómo siguen las cosas. Nos damos consejos y hasta, ocasionalmente, trabajamos juntos. La gente no entiende cómo hacemos para que esto funcione, pero extrañamente funciona.

Yo no tengo la suerte de Pepi, yo estoy un poco rota, tengo heridas de guerra y algún que otro mambo dando vuelta. Si bien todavía no pude volver a tener otra relación, ni me permití entregarme y abrirme por completo, no tengo miedo. Se que eventualmente lo voy a lograr. Creo que va a llegar alguien que se las va a ingeniar para atravesar todas mis paredes, que va a construir puentes y ventanas, y va a lograr que baje la guardia y me entregue. Se que no va a ser fácil, ni rápido y que por ahí los 4 años que pasaron no hayan sido suficientes para sanarme del todo. Pero quizás me van a poder querer así como estoy… all glued back together.


Después del desayuno me quedé pensando en todo esto y me prometí a mi misma: "eventualmente, volvé a enamorarte."

viernes, 1 de julio de 2011

CADA FIN ES EL COMIENZO DE ALGO NUEVO QUE VA A VENIR,


ESTO NO TIENE MAS SECRETO. DE ESO, CREO YO, SE TRATA VIVIR.

DEAL BREAKERS


Estaba leyendo éste blog y me quedé pensando en lo que decía Alfie…

“In every doomed relationship, there comes what I like to call "The uh-oh moment". When a certain little something happens, and you know you've just witnessed the beginning of the end. And suddenly you stop and you think, "Uh-oh, iceberg ahead".

Metáfora de vida agrega: “Esto mismo dice Alfie (Jude Law) cuando Nikki (Sienna Miller) torpemente y algo pasada de alcohol, rompe su copa al brindar con él, continuando con una risa escandalosa después del hecho. Ese momento, tal cual como nos pasa muchas veces a todos, es uno de los puntos de quiebre en cualquier relación interpersonal (y análogamente, con muchas de las situaciones que lidiamos cotidianamente). Casi todas las relaciones que acaban tienen un “uh-oh moment” tarde o temprano, donde te cae la ficha de que eso jamás podría funcionar.”

Es curioso ponerse a pensar, una vez terminada la relación, cuáles fueron esos “uh-oh moments”, esos puntos de quiebre, esos “deal breakers”.

Estaba saliendo con un compañero de la facultad y después de estar estudiando juntos todo el día, lo único que quería era irme a dormir a casa. Cuando salimos del parcial me dice: “cómo que nos vemos mañana? Tengo ganas de estar con vos coshita linda… si no, no te veo nunca.” Ese fue el momento en el que las cosas dejaron de funcionar para nosotros. Me di perfectamente cuenta de que él no era para mí. A partir de ahí caímos en picada.

Cuando estaba por rendir las últimas materias de la carrera conocí a un chico con el que salí cinco o seis veces. Él estaba de vacaciones, sin ninguna actividad, mientras yo estaba estudiando 24/7 para recibirme. Después de la quinta salida algo cambió. Yo estaba estudiando todo el día, mayormente con una compañera de estudio, y el masculino me llamaba cinco o seis veces por día, y le encantaba charlar de banalidades y colgarse por 40 minutos al teléfono, cosa que yo no podía hacer. Llegó un punto que lo empecé a sentir como una invasión a mi espacio personal, que no me estaba entendiendo o no me estaba respetando. Traté de explicarle que si me llamaba en el medio de mi estudio, no solo era un poco molesto para mí, sino también para mi amiga. Que si no lo atendía, que no se preocupara, que cuando tuviera un recreo yo me iba a comunicar con él. De nuevo, no entendió. Ese mes mi celular estuvo on fire, 17 llamadas perdidas por día y reclamos cada vez que yo me podía comunicar.

Hacía dos semanas que salía con un alguien 10 años más grande y, todavía sin sexo, decide invitarme a conocer a los amigos. Estuve todo el día dudando, porque me parecía completamente prematuro, pero mis amigas lograron persuadirme y me terminaron convenciendo: “dejá de auto boicotearte todas las relaciones y andá” me dijeron. El cumpleaños era una reunión entre amigos del colegio, en la casa de uno de ellos. Resulta que el susodicho me trató como si fuera su novia de toda la vida, me dejó sola hablando con sus amigos toda la noche y terminó bailando, desagradablemente borracho a las 6 de la mañana con dos minas, mientras yo miraba el reloj cada dos minutos, rezando que los dueños de la casa nos inviten a irnos. Y así fue, fuimos los últimos en salir. Cuando llegamos a la puerta de casa, un tanto incómoda le digo: “Bueno, llamáme mañana cuando te despiertes”.
Y él empezó a balbucear y a tratar de pelearme: “Bueno, si a voz no te gustan mis amigos yo no puedo hacer nada, ellos zon mis amigos y yo vengo con ellos”.
A lo que yo respondo: “estás bastante borracho, porqué no hablamos mañana mejor, más tranquilos”.
Pero él insiste: “Ya te dije que zon mis amigos y zi no te gustan es lo que hay, no los voy a cambiar por nada del mundo. Si no te divierten no puedo hazer nada.”
No encontré otra opción que aclararle: “La verdad que tus amigos no son el problema, es más, me cayeron genial. Con el que no la pase bien es con vos. Pero insisto, porqué no hablamos mañana.”
Esas fueron mis últimas palabras, que estuvieron seguidas por intentos de gritos y discusión durante media hora. Mientras subía el ascensor me dije a mi misma:
“No quiero estar acá, no quiero discutir a las dos semanas de conocer a alguien, cuando todavía ni siquiera tuvimos sexo! Me niego a estar en este lugar”.

Esos momentos son consecuencias de miles de situaciones, de incomodidades y desacuerdos, que se traducen en puntos de quiebre, pequeños detalles que te modifican, que te definen y te ayudan a entender que con esa persona no va. Creo que esos momentos, generalmente, no tienen vuelta atrás.

I just want someone to say to me



I'll always be there when you wake...

martes, 28 de junio de 2011

TRUE STORY




Una de mis hornyamigas dice: “chicas, no saben lo que me pasó hoy… cuando estaba en la clase de cocina, y el profesor nos estaba enseñando a amasar, me re calenté. En un momento, cuando agarró el palo y empezó a modelar la masa yo me empecé a imaginar de todo! Me calenté en serio!!! No se si fue la forma en que agarraba el palo o que tocaba la masa, pero lo empecé a mirar de otra manera completamente diferente. No es porque esté caliente (aunque es verdad que estoy recaliente), pero creo que es muy sexy ver a un hombre amasar.”

- "Y a mi me calienta ver a un hombre manejar, pero solo en los autos con caja de cambio manual. Los automáticos me la bajan. Lo que me calienta es ver como mueve el brazo mientras pasa de cambios."

- "Bueno, si estamos confesando... yo me la paso mirando culos todo el día."

- "Y yo me la paso pensando en el esposo de Fergie en pelotas."

ALIENA VITIA IN OCULIS HABEMUS, A TERGO NOSTRA SUNT


Mi profesor de latín, citando a Seneca, una vez nos enseñó: "Aliena vitia in oculis habemus, a tergo nostra sunt", tenemos en frente de nuestros ojos los vicios de los demás, mientras que los nuestros están detrás.

Hoy, cuando mi mejor amigo me lloraba por otra relación que se rompió, podía ver objetivamente los errores que cometió. Podía marcarlos, argumentar cinco razones por las cuales se había equivocado, y hasta indicarle cuál era el camino correcto para lograr su objetivo en cada una de las diferentes situaciones.

Desde afuera todo es más simple. Mientras él me hablaba yo le hacía de espejo, tratando de explicarle lo que podía deducir y entender entre líneas. Él me escuchaba, frenaba por unos segundos y en seguida podía identificarse con lo que le estaba diciendo. "Si. Eso es exactamente lo que me pasa, pero en el momento no lo podía terminar de entender, no lo veía así, y ella seguramente tampoco". Claro que no, en general nadie puede. De cerca todo se ve borroso.

La vida sería más fácil si pudiéramos ver nuestros problemas con los ojos de un mero espectador, desligándonos de la subjetividad que nos traba y viendo un poco más allá de nuestros sentimientos. De ser así no existirían las equivocaciones, pero con ellas se extinguirían los aprendizajes, las reconciliaciones y las experiencias. Se fundirían todos los psicólogos, los puestitos de flores y las chocolaterías. Nadie pediría perdón, no existiría el arrepentimiento y los amigos perderían la razón de ser.

Los seres humanos funcionábamos de esa manera en la época de Seneca, y parece que los años no lograron erradicar esas conductas, porque se mantienen completamente intactas a lo largo de nuestras vidas. Los vicios de los demás nos resultan evidentes, pero, para identificar los propios, necesitamos la infaltable mano amiga, un consejo y algún que otro empujón.
Basta de peros, de mañas, de nuncas, de nadas,
de ser impuntual con las historias sencillas
y con los abrazos que siempre estarán
Cuando me encuentran mis vergüenzas in-fraganti,
cuando me encierro con mis miedos bajo llave…
Me tengo cansado,
Analfabeto del cuello para abajo
Impostor en problemas patinando en el barro
Me tengo cansado, me tengo cansado
Preferiría algunas noches que me miro a la cara
dormir en camas separadas de mi
Basta de charlas berretas en mesas absurdas con que se yo quién
Basta de mariconearse por lo que no llega, por lo que se fué
Leyéndole la mano a la Venus de Milo estoy,
haciéndole preguntas cursis al destino
Me tengo cansado,
Con mis principios más bien acabados,
Sandokán en pijama con el barco prestado…
Me tengo cansado,
Algunas noches que no entiendo más nada
yo me mando a mudar en el furgón de mi alma.

viernes, 24 de junio de 2011

PREGUNTAS EXISTENCIALES

Mi mejor amigo me pregunta: cómo hago para saber si la mina que me está diciendo que conmigo tuvo el mejor sexo de su vida me está endulzando el oído, o me está diciendo la verdad?

Eso es re papa! Las mujeres no nos olvidamos fácilmente de nuestro 10 en la cama. Si, en cambio, fuiste olvidable y nada difícil de dejar, quiere decir que no causaste mucha impresión ni la dejaste marcada. Las mujeres siempre volemos a nuestro 10. Con mensajitos, con excusas, con preguntas colgadas o encuentros casualmente arreglados, terminamos ingeniándonos para acercarnos.

FUE AMOR A PRIMERA VISTA

jueves, 23 de junio de 2011

ESOS LOCOS BAJITOS

En mi familia ya es costumbre amanecer con los cumpleañeros. Nos levantamos temprano y, antes de ir a trabajar, tratamos de desayunar todos juntos. Una linda forma de empezar el día con besos, regalos y abrazos de nuestra pequeña multitud.

Esta vez le tocó a mis sobrinos, los mellis. Apenas se despiertan van corriendo a buscarse:

Martu: feliz cumple Lolo.
Lolo: feliz cumple Maltu.
Y se abrazan fuerte.

Lolo nos mira y dice a los gritos con una sonrisa gigante pintada en su cara: Hoy es nuestlo cumple! Cumplimos los dos... CUATLO!

sábado, 18 de junio de 2011

- No pienses en lo que quedó atrás,- le advirtió el Alquimista cuando comenzaron a cabalgar por las arenas del desierto-. Todo está escrito en el Alma del Mundo, y allí permanecerá para siempre.

- Los hombres sueñan más con el regreso que con la partida- dijo el muchacho, que ya se estaba volviendo a acostumbrar al silencio del desierto.

- Si lo que tú has encontrado está formado por materia pura, jamás se pudrirá. Y tú podrás volver algún día. Si fue solo un momento de luz, como la explosión de una estrella, entonces no encontrarás nada cuando regreses. Pero habrás visto una explosión de luz. Y esto solo ya habrá valido la pena.

jueves, 16 de junio de 2011

5 COSAS QUE ME GUSTAN DE VOS

Con una de mis amiga decidimos que, para salir por segunda vez con un hombre, tienen que haber al menos cinco cosas que nos gusten de él.

Por ejemplo

Un amigo me presenta a su amigo alegando que éramos el uno para el otro. Para engancharnos, me invitan a pasar una tarde entre amigos en su barco. Yo estaba en una etapa divertida de "porqueno" y bueno... terminamos chapando en la moto de agua. En ese momento me invita a salir.
Tuve que poner en práctica lo que hablamos con mi amiga y pensé:
1) Usa mi perfume de hombre preferido (ese perfume me puede, me calienta y hace que no puedo responder por mis actos).
2) En el auto yo saco tic tacs para ofrecer, y el me cuenta que es completamete adicto (tenemos algo en común).
3) El beso que nos dimos fue exactamente como me gusta, o hasta un poco mejor (tenemos piel, eso quiere decir que el sexo probablemente va a ser bueno).
4) Se animó a invitarme a salir en el mismo momento que nos dimos nuestro primer beso (me encanta que sea espontáneo).
5) Me obligó a manejar la moto de agua (tengo daddy issues, que me obliguen... me calienta).

Ya está, definitivamente puedo volver a salir con él.

miércoles, 15 de junio de 2011

OLD SCHOOL

Mi abuela pregunta: cómo es que le dicen ahora a las mujeres egoístas, esas que no quieren cocinar y no están nunca en pareja?

Nosotros: no se abu... ni idea!

La vieja responde: ahh, ya se... independientes! no? las independientes son las nuevas egoístas.

lunes, 13 de junio de 2011

QUE ME CANTEN AL OIDO...

ALWAYS ONE FOOT ON THE GROUND



Cómo fue que nos volvimos tan duras? Le pregunté.

Ella, después de un suspiro me dijo: “Cuando, año tras año, no tuvimos a nadie que nos ayude a cambiar la lamparita, alguien que nos regale un chocolate cuando estamos de mal humor, que nos desee suerte antes de los exámenes, que nos acompañe al médico cuando nos sentimos mal o que, simplemente, nos abrace cuando estamos angustiadas. Y ni hablar del hecho de que tuvimos que soportar hospitales, sustos, velorios y entierros, completamente solas, sin que nadie nos de una mano. Cómo no volvernos duras después de todo eso?”

Me encuentro, una vez más, sintiendo esa sensación de fastidio inmanejable. Tengo en frente a un hombre que le encanto, que me elige y que quiere mucho más de mí pero yo, a la primera de cambio, me cierro por completo y me voy.

Me subo al ascensor y empiezo a hablar sola: “Cómo puede ser que me pase siempre lo mismo? Que me encuentre otra vez en este lugar, sintiéndome exactamente de la misma manera? Pasan los años, los hombres y las relaciones y nadie puede superar ese estado de fastidio que me generan una vez que se abren y descubro algo que no me gusta de ellos. Porqué no puedo darme cuenta a tiempo y manejar lo que siento?

Llega un momento en el que me quiero ir, que no puedo estar ni un segundo más con él porque me empieza a molestar absolutamente todo lo que dice o hace. Paso del fastidio al enojo, y del enojo al rechazo. Empiezo a sentir que estoy completamente loca, y que no tengo arreglo. Me acuesto en la cama y de nuevo, no siento nada.

Y yo no quiero ser así. Yo me quiero enamorar, como se enamoran las mujeres normales. Yo quiero amar, y que sea bien fuerte. Que pueda perdonar lo que no me gusta y lo que me hace enojar. Que nos lloremos y nos reconciliemos. Que me agarre bien fuerte, que mande en la cama y así tener sexo del bueno. Que me deje tener miedo y sentirme vulnerable, y que no me obligue a ser siempre la más fuerte. Quiero que me tenga paciencia y que encuentre la forma de que no me vaya. Quiero que me mime y tener ganas de mimarlo. Quiero elegirlo y que me elija. Quiero querer quedarme y que, cuando eso pase, él también se quiera quedar.





domingo, 12 de junio de 2011

SEX TIME

Una de mis amigas, que está en un periodo de abstinencia sexual muy importante, dice:

-"Chicas, estoy re caliente. No se dan una idea las ganas que tengo de garchar. No puedo parar de pensar en eso."

Yo la miro, me acerco y, con cara de "me das pena", la abrazo. Ella sin pensarlo responde: "Qué me abrazas?... a vos no te puedo garchar, así que tu abrazo no me sirve."

viernes, 10 de junio de 2011

DE AMOR SE VIVE

SEX TIME

Estaba cenando con un pseudo chongo y me llega un mail de una de mis amigas, que contaba su historia de jueves por la noche.

La suertuda había tenido cuatro great fucking moments con su chongo del momento en una noche. Cosas que pasan... se ve que solo para algunos.

Mi pseudo chongo lo lee por arriba y se impacta. "CUATRO VECES??? ESO ES IMPOSIBLE!!! NINGUN FLACO PUEDE HACERLO CUATRO VECES!!!"

Comete el error de preguntarme: "tengo razón, no? es mentira que lo hicieron cuatro veces! alguna vez te paso?"

Yo tenia dos opciones: decirle la verdad, que tuve épocas de suerte y muy buen sexo, que lo hice cuatro veces en una noche, y alguna que otra mas, o hacerlo sentir menos mal y mentirle.

Conociendo a los hombres no tuve opción. Le dije que, mi amiga, seguramente estaba exagerando.

jueves, 9 de junio de 2011

FREE BIRD



Me empiezo a dar cuenta de que tengo problemas cuando me llama por teléfono y después de hablar siete minutos empiezo a decir: "bueeeeno..." como queriendo cortar.

Me empiezo a preocupar cuando tengo un hombre increíblemente genial en frente mío, que me quiere y proyecta conmigo y me dice: "no te asustes! no quiero que te escapes! vamos mas lento si querés."

Empiezo a dudar de mi capacidad para estar en una relación cuando, a pesar de pasarla demasiado bien cuando estamos juntos, ansío el momento de estar tirada en mi cama, sola, mirando tele o leyendo un libro.

Me empiezo a asustar cuando me invita a la cena de cumpleaños de uno de sus amigos y me quiere presentar en la casa y yo siento un impulso imperante de salir corriendo.

Mi mama, que empieza a notar mi actitud escurridiza, me dice: “Ayyyy M, cuando te vas a dar cuenta de que para estar en una relación te tenés que entregar. No podes vivir pidiendo espacios y tomando distancia. Así no funciona. Cuando te corte y vengas llorando acordate de esto que haces.”


Es así? Tengo que acceder a tener una relación absorbente o si no, me voy a quedar sola para toda la vida? Si me enamoro, tengo que renunciar a mis tiempos y espacios? Eventualmente me voy a acostumbrar a compartir mi tiempo con otra persona, o soy una solitaria por naturaleza que voy a envejecer llena de gatos y libros?


Me cuesta horrores estar con alguien, porque es cómodo estar solo. No es que me guste, pero con el tiempo me acostumbre. Por eso me pregunto si esta barrera que construyo cada vez que alguien se quiere acercar, esa distancia que no puedo evitar tomar, es producto del miedo que siento. Miedo a dejar entrar a alguien, construir una vida alrededor de la otra persona y que después, de un día para otro, se vaya.

SI LA VIDA TE DA LA ESPALDA, TOCALE EL CULO




EN ESTE BLOG, NOS MANTENEMOS POSITIVOS ANTE TODO

miércoles, 1 de junio de 2011

There is nothing worse in the world than thinking you have chance when you really don't.

DARK AND TWISTED

Estábamos almorzando con un amigo y me cuenta que, después de salir ocho meses con su chica ella le dijo que era momento de tomar una decisión. Había llegado la hora del ultimátum. Dar un paso más y se ponerse de novios, o bien, terminar la relación.

Él no lo dudó. Estaba listo para dar el siguiente paso.

De eso se trata la vida, no? Químicamente estamos preparados para ir superando etapas. Tanto en el amor, en la familia, como en las amistades o en cualquier tipo de relación, llega un momento en el que necesitamos un cambio.

Después de pasar una determinada cantidad de tiempo haciendo algo, tenemos una necesidad imperante de avanzar, y pasar a la siguiente etapa. Eso es perfectamente normal, por eso, en ese momento, el ultimátum me pareció coherente y hasta esperable.

Una vez que mi amigo le dijo que si, que tenía ganas de ponerle nombre a la relación, que el no estaba con nadie más y que la quería más de lo que había planeado, ella empezó a responder con evasivas.

Que sentía que lo estaba presionando, que no quería que el quisiera estar de novio solo porque ella lo había propuesto, que necesitaba un tiempo para pensar y que estaba confundida.

Cuando mi amigo me cuenta esa conversación, no puede evitar preguntarle con la mejor cara que pude poner en el momento: “che… no habrá otro?”

El me lo negó, como si lo que pensara fuera una verdad incuestionable e indiscutible. Según él, eso era imposible. No había otro, simplemente ella necesitaba tiempo.

Como lo noté tan seguro, no dije nada.

Las semanas empezaron a pasar lentas para mi amigo. Ella estaba cada vez más alejada y el no podía llegar a comprender qué estaba pasando, qué había cambiado. La angustia no tardó en aparecer, y vino seguida por la desesperación de sentir que, de un momento a otro, pasó a estar solo, extrañando y sin saber qué hacer.

No habían cortado, pero ella aparecía cuando quería. Siempre estaba ocupada, estudiando, trabajando y excusándose por los desencuentros.

Yo volví a preguntar: “che… en serio estás seguro que no hay otro?” “Segurísimo!”, respondió.

Un mes y medio después, cuatro salidas, dos relaciones medianamente aceptables entre copas y varios intentos de mi amigo para recuperarla, ella le dijo de juntarse para hablar.

Mi amigo me llama en el medio de la salida, mientras ella estaba en el baño. No podía hablar, es como si hubiera perdido los reflejos. No lloraba pero al mismo tiempo no podía creer lo que había escuchado.
“Todo este tiempo estuvo saliendo con Martín”,
“Con Martín, Martín? Tu Martín?”
“Si, se acostó con los dos todo este tiempo”.

Como detesto estar en lo cierto. Como me hubiese gustado equivocarme esta vez y que no me dieran la razón. Me hubiese encantado que me probara que estoy equivocada y que no tengo que ser tan desconfiada.

sábado, 28 de mayo de 2011

RAINDROPS KEEP FALLING ON MY HEAD

Perdimos a mi abuela hace dos años. Esta mañana mi mamá me levanta lagrimeando y me lee esto:

"A mi madre, que, aunque jamás leyó mis libros,
confío en que estuviese orgullosa de mí.
A las relaciones difíciles
entre madres e hijas menos afortunadas,
a las oportunidades perdidas,
a las buenas intenciones que no dan su fruto, y al final
al amor que te sostiene,
fuesen cuales fuesen las apariencias.
De todas las formas que me importaban,
perdí a mi madre cuando tenía seis años,
cuando dejó de estar allí para peinarme
e impedir que hiciese el ridículo en la escuela.
Nos conocimos mejor de adultas,
dos mujeres completamente diferentes,
con visiones de la vida muy distintas.
Nos decepcionamos a menudo una a otra
y apenas nos comprendimos,
pero reconozco que ambas lo intentamos y aguantamos hasta el fin.
Dedico este libro a la madre que me habría gustado tener,
esa que yo esperaba cuando nos veíamos,
esa que preparaba crepes y albóndigas suecas
cuando yo era pequeña, antes de marcharse,
a la madre que sin duda intentó ser incluso después de irse,
y, por último, con amor, compasión y perdón
para la madre que fue.
A su manera, me enseñó a ser la madre que soy.
Que Dios te sonría y te abrace con fuerza,
que encuentres alegría y paz.
Te quiero, mamá."

"Me llegó al alma", me dice después de darme un beso en la frente, como cuando era chica.

jueves, 26 de mayo de 2011

THE LAST KISS



Me quiero acordar cuándo fue la última vez que nos dimos un beso, y no puedo. No se porqué son tan importante las últimas veces de todo. Nos aferramos a las últimas palabras, a las despedidas, como si tuvieran más peso que todo lo demás.

Empiezo a recordar las últimas salidas y algunas charlas, pero me cuesta visualizar ese último beso.

Me voy a dormir con una sensación de incertidumbre, repitiendo imágenes en mi cabeza como si fueran flashes. Pero no me pude acordar.

Esta mañana me levanto y de repente lo supe. En cuanto abrí mis ojos nos vi ahí, en la puerta de la casa de mi mejor amiga. Te di un beso de despedida y te pregunté si después te querías venir a dormir a casa, me dijiste que tenías sueño, pero que después me llamabas, que me quedara y la pasara bien. Me saludaste con un beso. Y no fue de esos de película. Fue suave, corto, hasta podría decir rutinario, como si fuera un hábito y nos fuéramos a dar besos todos los días no se si para siempre, pero al menos, por mucho tiempo más. Cerré la puerta, sonreí y volví a charlar con mis amigas.